Canciller pide a 7 directores “poner cargos a disposición”

Medida​Dos de ellos fueron nombrados en la administración Chinchilla Miranda, tres en la Solís Rivera y dos en la Alvarado Quesada

La vicepresidenta y canciller de la República, Epsy Campbell Barr, solicitó este lunes a siete directores y directores adjuntos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (MREC) que pongan sus puestos a disposición.

Se trata de la directora de Política Exterior, Adriana Murillo; su adjunta, Carolina Fernández; la directora de Protocolo, Gina Guillén; su adjunto Cyrus Alpízar; la directora de Servicio Exterior, Lina Ajoy; su adjunto Sergio Vinocour; y el director del Instituto de Servicio Exterior, Jorge Sáenz

Dos de esos diplomáticos fueron nombrados en la administración Chinchilla Miranda (2010-2014), tres en la Solís Rivera (2014-2018) y dos en la Alvarado Quesada (2018-2022).

El pedido se da a partir de una opinión jurídica de la Procuraduría General de la República (PGR) emitida el 27 de noviembre anterior, que determina que las direcciones de la Casa Amarilla no pueden ser designadas de igual manera que en un puesto de confianza y que deben cumplir con el rango de “Embajador”, dentro del escalafón diplomático.

Aunque dicho documento no define como ilegales las designaciones de la actual directora de Política Exterior, Adriana Murillo, así como de la directora alterna de esa cartera, Carolina Fernández; el criterio del abogado del Estado sí dista del que la Cancillería utilizó para efectuar 30 nombramientos, según registros históricos de la entidad.

La jerarca explicó que “los funcionarios no se despiden porque son funcionarios que todos son diplomáticos de carrera y eso tiene que quedar absolutamente claro”

“Ellos han aceptado poner ese puesto a disposición e iniciar los trámites administrativos de manera inmediata para hacer el traslado de firmas y todos los temas relacionados a estos funcionarios tienen”, añadió Campbell.

La vicepresidenta además dio a conocer que en horas de la tarde presentó una consulta a la Procuraduría, para hacer vinculante la opinión de la semana anterior y definir el procedimiento que procede para hacer los nuevos nombramientos.

Mientras ello ocurre, las plazas quedarán vacantes y la coordinación de cada una de las direcciones recaerá sobre los viceministros Lorena Aguilar, de Relaciones Exteriores, y Jorge Gutiérrez, Administrativo.

“Nuestra actuación siempre ha estado apegada a las normas de idoneidad, totalmente a derecho y adentro de ese marco, para avanzar hacia la más sólida y brillante diplomacia, como merece Costa Rica para el Siglo XXI, tomaremos las decisiones para consolidar nuestra institucionalidad interna y nuestra reputación institucional”, declaró Campbell.

En esa misma línea, la canciller decidió conformar una comisión dedicada a revisar el Reglamento al Estatuto del Servicio Exterior con el fin de realizarle actualizaciones que resulten necesarias.

A su vez, pidió al jefe del Departamento de Recursos Humanos emitir un informe sobre los rangos y puestos que tienen los funcionarios de la Casa Amarilla, de manera que se pueda conocer si se han efectuado los ajustes administrativos necesarios que la Auditoría Interna ha señalado en los últimos años.

Respeto

La canciller Epsy Campbell Barr aseguró -tajantemente- respetar los pronunciamientos de diputados que piden su renuncia por los nombramientos supuestamente irregulares hechos durante su gestión en la Cancillería.

“Efectivamente estamos tomando decisiones que son decisiones históricas que nunca antes se habían tomado y por supuesto que tomo con respeto la opinión de algunos diputados”, manifestó la jerarca.

El presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, dijo el viernes anterior que Campbell cuenta con su confianza para seguir en el puesto.