Problemas de salud retrasan audiencia de exdueño de Yanber ante comisión, según diputada

ReprogramaciónDiputados indagan presunta falsificación de estados financieros para estafar a la banca pública

Supuestos problemas de salud han retrasado la audiencia del expropietario de la Corporación Yanber, Samuel Yankelewitz, ante la comisión de la Asamblea Legislativa que investiga los créditos otorgados por la banca pública, según explicó la mañana de este lunes en el programa Nuestra Voz la secretaria del foro y diputada del Frente Amplio, Patricia Mora.

"Estamos armando, desde mi perspectiva, un caso clarísimo de estafa que se le hizo a nuestra banca pública por millones de colones. Nos quedan uno o dos cabos que amarrar. Ya tenemos la moción aprobada, lo que pasa es que no la hemos agendado, para convocar al señor (Samuel) Yankelewitz. Según parece tiene algún problema de salud", manifestó la congresista.

La versión del exdueño de la empresa especializada en plásticos para la agricultura es clave en la pesquisa parlamentaria que se efectúa para determinar si hubo falsificación de estados financieros en prejuicio del Banco de Costa Rica (BCR), el Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), el Banco de Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito) y el Banco Internacional de Costa Rica (BICSA), así como otros acreedores privados.

En la misma moción se solicita la rendición de testimonio bajo juramento de Andrés Yankelewitz, hijo del cuestionado empresario.

"Tenemos en la misma moción la petitoria para que lleguen ambos. Me parece que un problema de salud del señor Samuel (Yankelewitz) ha reprogramado la audiencia, pero sí serán convocados y ellos darán su versión. Le digo que es un caso clarísimo, hay documentos en mano que demuestran que hubo falsifciación de estados financieros con el único propósito de estafar a la banca del Estado", agregó Mora.

De acuerdo con la sentencia 55-2006 -que homologa en enero de 2016 un convenio preventivo solicitado por Yanber en mayo de 2015-, el BCR sostiene tres préstamos por ¢3.500 millones, ¢1.880 millones y ¢900 millones, por los cuales la empresa puso a responder propiedades a lo largo del país así como la planta de la compañía, como garantía real que prioriza el pago en caso de venta de la empresa.

El Banco Nacional tiene un préstamo por ¢2.140 millones con garantía real, respaldo distinto al que tiene un segundo préstamo por $6 millones. El crédito en colones tiene como garantía una serie de bienes inmuebles no especificados por el curador, mientras que el de dólares lo tiene a través de pagarés.

Diferente panorama tiene el caso del Bancrédito, al que se le adeudan ¢1.100 millones, sin garantías reales, ya que al igual que en el caso del Nacional, estas se componen de pagarés. El BICSA tampoco cuenta con garantía real y se desconoce los montos a los que ascienden sus préstamos, ya que no fueron incluidos en el proceso de restructuración de deudas.

La reorganización, vigente desde enero de 2016, establece plazos de hasta 25 años para el pago de los créditos con tasas de interés más bajas, de manera que los primeros dos años se pagarán a un dos por ciento, los siguientes tres a un tres por ciento y los restantes 20 a tasa Libor más cuatro por ciento, sobre el total del préstamo y los intereses arrastrados hasta el periodo de homologación.

Yanber es una empresa con seis décadas en el marcado costarricense, que exporta el 50 por ciento de su producción a otros países y cuenta con unos 400 clientes.

El 25 de agosto del 2014, el entonces gerente general de Yanber, Samuel Yakelewitz, informó que la firma costarricense trasladaría una parte de su producción de plásticos y empaques a Nicaragua, con costos de producción más bajos, y despidió a 180 personas en esa oportunidad.

Yankelewitz, quien fue presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), achacó, en esa oportunidad, la decisión a los altos costos de planilla y cargas sociales que afectan a las empresas en el país y sumó los altos costos de la electricidad.

La comisión legislativa estudia las condiciones en que se otorgaron varios créditos, entre ellos el de la empresa Yanber, uno más para el caso de la represa Hidrotárcoles y la compañía Las Brisas, además del cierre del Bancrédito.